martes, 5 de noviembre de 2013

Vanesa de los cardos


La Vanesa de los Cardos o Cardera (Vanessa cardui) es una de las pocas mariposas que podemos encontrar en todos los continentes (salvo la Antártida). Se trata de una especie migratoria, que ocupa las zonas cálidas en los meses más fríos y vuelve al norte para pasar los meses más cálidos del verano en las zonas con temperaturas más extremas. No suele permanecer estática en un territorio, llegando a recorrer durante su etapa de imago más de 1500 km.



Con una envergadura alar de hasta 9 cm. (generalmente no pasa de los 6 cm.) y, aunque puede confundirse con otras Vanessas o la Ortiguera, es fácilmente distinguible por sus alas abiertas de un color anaranjado (de melocotón a rosa pálido) con manchas más oscuras, y sus puntas moteadas de blanco y negro. Con las alas cerradas, muestra en las posteriores una serie de ocelos, varios de ellos con pupila iridiscente, mientras que las anteriores, cuando las muestra enteras, en la parte delantera tiene una mancha de color fucsia-rojizo más intenso inconfundible.


Con dos generaciones durante el verano (mediados y finales), los huevos, puestos de uno en uno en la planta nutricia, eclosionan a las dos semanas desde su puesta, dando lugar a una larva de color pardo que se va tornando negra conforme alcanza su tamaño definitivo, con una banda amarilla a cada lado y llena de espinas. Alrededor de la hoja de la planta nutricia tejen con seda una especie de "tienda de campaña", donde viven y se alimentan durante el periodo de oruga. En poco más de una semana forma la crisálida, de la que emerge diez días después.




El adulto inverna en el sur, despertando con los primeros calores para emigrar al norte y preparar la nueva generación, llegando en ocasiones a alcanzar Islandia. Un invierno húmedo en el Magreb (como ocurrió en 2009), puede dar lugar a la migración de (literalmente) millones de Carderas que se distribuyen por toda la península ibérica, alcanzando las islas británicas al norte (se han citado incluso en Islandia) e Italia y Polonia al este. Al final del verano, la nueva generación vuelve al norte de África para pasar el invierno. En otras partes del mundo ocurre algo similar.



De vuelo rápido (en zig-zag), si no tenemos paciencia resulta huidiza y complicada de perseguir de flor en flor. Si no hacemos movimientos bruscos, al cabo de un tiempo no nos considera potencialmente peligrosos, permitiendo que nos acerquemos a fotografiarla, tornándose más dócil y menos nerviosa conforme pasan los minutos. Cuando veamos un ejemplar, desde que lo observamos hasta que podemos hacer una foto decente puede pasar tranquilamente media hora, de modo que hay que ser pacientes para "inmortalizar" a la Cardera.



Árbol taxonómico: Animalia / Arthropoda / Hexapoda / Insecta / Lepidoptera / Nymphalidae / Vanessa / Vanessa cardui (L. 1758) [sin. Cynthia cardui]

Nombre en inglés: Painted Lady
Nombre común: Cardera, Vanesa de los cardos, Bella Dama


Distribución: Presente en todos los continentes excepto la Antártida, hasta los 2000 msnm. Es migradora, buscando los climas cálidos con temperaturas sin grandes oscilaciones. No es raro encontrarla en parques y setos dentro de ambientes urbanos o cosmopolitas.
Planta nutricia: Asteraceae (sobre todo Carduus crispus), Boraginaceae, Malvaceae. Los adultos liban de un gran número de flores silvestres o cultivadas, sobre todo cardos (el famoso "cardo borriquero"), ortigas y compuestas.
Generaciones: Bivoltina (junio-agosto).



(c) Javier Díaz Barrera, 2013.