sábado, 8 de diciembre de 2012

Serapias lingua



Con algo más de diez especies mediterráneas, el género Serapias se caracteriza por carecer de néctar, por lo que únicamente atrae a sus polinizadores por el refugio que ofrece el tubo formado por sus pétalos, donde suelen pasar la noche abejas y coleópteros. Recientes investigaciones han detectado sustancias semejantes a las feromonas de algunas abejas.


Su nombre deriva del dios griego Serapis, "exportado" a Egipto por Alejandro y potenciado su culto por Ptolomeo (divinidad sincrética, aunando a Osiris y Apis). Se cuenta que el Serapeo de Alejandría fue un monumental santuario dedicado a su culto. En cuanto a su apellido "lingua", hace referencia a la forma de sus pétalos, aunque ha prevalecido popularmente el nombre de Gallos o Crestas.




Su presencia es únicamente europea, y más centrada en la región mediterránea, encontrándose preferentemente en praderas con humedad, pastos y matorrales con suelos silíceos. Se ha citado hasta los 1900 msnm, siendo especie protegida en Baleares. Florece en primavera y al final de la misma maduran sus frutos capsulares, dispersándose las semillas y pasando el verano como tubérculos al desaparecer su parte aérea. Suelen presentarse en poblaciones muy numerosas y localizadas, siendo bastante común en casi toda la mitad occidental de la península ibérica (algunas especies en Canarias y Azores), prefiriendo el calor al frío. Es más rara en el este de España.



Árbol taxonómico: Plantae / Magnoliophyta / Liliopsida / Orchidales / Orchidaceae / Serapias / Serapias lingua L. [sin. Helleborine lingua, S. barbata, S. glabra]


Nombre en inglés: Tongue Orchid, The Tongue Serapias
Nombre común: Gallos, Crestas, Cresta de gallo, Serapia

Distribución: Europa circunmediterránea.
Hábitat: Suelos silíceos, pastos húmedos, matorrales altos. Hasta los 1900 msnm.





(c) Javier Díaz Barrera, 2012.