sábado, 4 de enero de 2014

Chupamieles


La Chupamieles, Ancusa o Lengua de Buey (Anchusa azurea) es una herbácea bienal o perenne de hasta metro y medio de altura, con hojas lanceoladas y un tallo erguido en cuyo extremo aparecen unas espigas cubiertas de hermosas flores de un intenso color azul (en ocasiones virando al morado o azul claro) con cinco pétalos soldados en la base, formando un tubo que se cierra por arriba por cinco escamas cubiertas de pelos blancos, a modo de "pompón". Las flores salen el segundo año, cuando la planta ha enraizado convenientemente.



Toda la planta está cubierta de una densa pilosidad blanquecina (hirsuta), como muchas boragináceas, que contrasta con el color morado de su tallo. Estos pelillos son más largos cuanto más nos acercamos a la base de la planta. Podemos encontrarla en bordes de caminos y cunetas, en lugares soleados, con suelos ricos en nitrógeno y suficientemente drenados.



Florece a mediados de la primavera y dura casi hasta el fin del verano. Debido a su fácil reproducción por esquejes con raíz, y a su intenso color azul, se utiliza en jardinería. Si se van cortando las flores marchitas, la floración se alarga bastante.


Aunque en la actualidad su utilización como planta medicinal ha caído en desuso, se le reconocen propiedades emolientes y expectorantes, por lo que la infusión de raíz, semillas y flores es un buen remedio para la tos y catarros de las vías respiratorias altas (es fácil preparar un Vino de Ancusa añadiendo un buen puñado de flores de Ancusa en un litro de vino blanco y dejándolas macerar durante dos semanas; se filtra antes de tomar; dos copitas diarias ayudan a expectorar y calmar la tos seca).



Por su contenido en mucílago y ácido salicílico, tiene también propiedades antiinflamatorias y antidiarreicas. En tiempos antiguos se llegó a utilizar como antídoto contra la rabia. Las largas hojas lanceoladas de la lengua de buey contienen una importante cantidad de vitamina C, por lo que pueden añadirse a dietas depurativas como una verdura más (al igual que la borraja, emparentada muy cercanamente).



Su nombre, Anchusa (derivado de una palabra griega que significa teñir o pintar), proviene sin embargo de otra utilidad: de su raíz se extrae un tinte rojo, utilizado desde la antigüedad como cosmético (ya cita Galeno este uso de la planta para colorear el rostro). Su apellido hace referencia al color intenso de sus flores. El nombre romance de "chupamieles" viene dado porque chupando su flor, se accede al néctar de su fondo, con un sabor muy parecido al de la miel.


Árbol taxonómico: Magnoliopsida / Lamiales / Boraginaceae / Anchusa / Anchusa azurea Mill. 1768 [sin. A. vulgaris, A. paniculata, A. italica, Buglossum vulgare, B. italicum]

Nombre en inglés: Small bugloss
Nombre común: Chupamieles, Ancusa, Lengua de Buey, Alcaluz, Argámula, Buglosa, Lengua de Vaca, Raíz del Fuego, etc.



Distribución: Oeste, Centro y Sur de Europa, así como Norte de África e Islas Canarias. Presente en casi toda la península e Islas Baleares (más rara en Galicia y norte de Portugal).

Hábitat: Bordes de caminos, cunetas, lindes de bosques, en suelos húmedos, nitrogenados y drenados con bastantes horas de sol. Su floración se produce desde el final de la primavera hasta comienzos del mes de agosto.






(c) Javier Díaz Barrera, 2014