lunes, 20 de mayo de 2013

Dos horas de orquídeas


Ayer por la mañana me acerqué durante un par de horas a un tomillar cercano por ver si había alguna Ophrys lutea y me encontré con una gran sorpresa: jamás había visto tantas orquídeas. No salgo de mi asombro al ver tanta cantidad y variedad. Ni siquiera sé cómo "se atreven" a florecer con la primavera que estamos teniendo. Solo decir que el frío y el viento me echaron para casa antes de lo previsto...

Ophrys lutea

Orchis morio Orchis papilionacea

Orchis purpurea Ophrys sphegodes

En concreto, de Ophrys sphegodes encontré un prado literalmente "invadido". No podías caminar sin pisar alguna accidentalmente. Se contaban por cientos.






Aunque aquí meto "dentro del mismo saco" a todas las parecidas a la Ophrys sphegodes, estoy por asegurar que dentro de las que os muestro existen varios híbridos (probablemente con O. incubaceaO.  scolopax y O. arachnitiformis), si bien no vi ningún ejemplar "puro" de estas variedades, por lo que quedan todas marcadas como O. sphegodes. Ciertamente, como podéis ver, existía algún ejemplar realmente EXTRAÑO.




Además de la O. sphegodes, de cuando en cuando aparecía alguna Orchis -ahora Anacamptis- morio (u O. champagneusii, tanto da), a veces en grandes grupos, y menos frecuentemente Orchis purpurea.






De Orchis papilionacea nunca había visto tantos ejemplares en una sola mañana (probablemente entre las que os muestre también haya algún híbrido... con las orquídeas silvestres nunca se sabe). En diversas etapas, las había tan grandes como una lechuga, que destacaban a lo lejos. Y nunca había ejemplares sueltos. Siempre en grupos de 4 a 20 ejemplares. Impresionante la floración de este año. Entre las que os muestro probablemente haya un par de gazapos en cuanto a la identificación... lo dejo para los expertos.






   




Y por fin, la que fui a buscar directamente, por indicaciones de un amigo (gracias, Marius), la Ophrys lutea: una ladera completamente tapizada de amarillo.




 




Pese a las bajas temperaturas (el pasado jueves se escapaba la nieve) y el día desapacible con rachas de viento de hasta 40 km./h, junto con las tormentas y la inestabilidad general, la humedad existente en el terreno y el asomo tímido del sol "a ratos", ha hecho que la floración silvestre este año sea singularmente abundante.



Creo que "se notan" las ganas que tenía de disponer de alguna foto de Ophrys lutea. Ayer "me vengué", e hice cientos de fotos de esta especie. ¿No es preciosa?



Si bien encontré alguna mariposa pequeña (licénidos y hespéridos), esta Spialia sertorius apareció sobre una O. morio y fue la única que se dejó "retratar".


Como véis, nunca un par de horas habían dado tanto de sí, pese al prolongado invierno que "disfrutamos" por la zona. No es esta una entrada "divulgativa", pero espero que os haya gustado y os incite a salir al campo a buscar estas pequeñas maravillas de la naturaleza de las que podemos disfrutar con la llegada del buen tiempo (que espero venga para quedarse unos meses).



(c) Javier Díaz Barrera, 2013.