domingo, 14 de abril de 2013

De estreno (por fin llegó la Primavera)


Por fin ayer sábado, después de varios meses de lluvia, frío y humedad, apareció tímidamente el sol, y con él, los campos "explotaron" de vida... aunque aún con viento y una temperatura que no subió en toda la tarde de 15 grados, como atestigua esta vista (hecha con el Tamron 90) donde se aprecian las montañas nevadas.


Con la esperanza de hacer alguna florecilla silvestre, nos acercamos después de comer hasta los alrededores de La Candamia, cerca de los campos sembrados de trigo que hay a la orilla del río Torío (que, por cierto, hacía muchos años que no veía tan crecido). Además, estaba la "excusa" (de ahí el título del post) de ver cómo se portaba mi nueva A77 en fotografía MACRO. Creo que para ser la primera salida, el resultado no ha estado mal del todo.

Nos sorprendió el número de flores que tapizaban los prados. Sobre todo, Verónicas (Veronica chamaedrys).




También encontramos la Bolsa de Pastor (Capsella bursa-pastoris) y la hierba de San Roberto (Geranium robertianum).







En los prados más altos (más cercanos al pinar), había Nazarenos (Muscari racemosum) por cientos, y en un claro entre los pinos, encontramos varios grupos de Primaveras (Primula veris).









Por las orillas del camino también encontramos Pamplinas (Stellaria media), Mostaza de Campo (Sinapis arvensis), Lechetreznas (Euphorbia serrata) y, cómo no, los omnipresentes "Zapatitos de la Virgen" (Lamium ampleuxicaule), además de algún pariente suyo, como la Ortiga roja (Lamium purpureum).






En cuanto a la fauna, aún no había mucha variedad, pero para haber salido el sol después de tanto frío y lluvia, pude contar hasta siete especies de mariposas (no muy numerosas, solo un par de ejemplares de cada una), aunque solo tres de ellas se pusieron "a tiro". Entre las que no hacían más que volar sin posarse, vi Colias, Polygonia c-album, Pontia daplidice y alguna más que no pude identificar (probablemente Pieris). Entre las que se posaron había un Pavo Real (Inachis io) que iba y volvía constantemente, aterrizando siempre en el suelo; un Cardenillo (Tomares ballus), que hacía bastante tiempo que no veía y la que mejor posó de todas, una Olmera (Nymphalis polichloros).





En cuanto al resto de bichos, vimos varios coleópteros, como la "ubicua" Sananica (Coccinella septempunctata), uno de los últimos instar de una Cassida veridis o una Oxythyrea funesta, así como varios saltamontes que daban unos "saltos" considerables, sin posarse. Muchos sírfidos, como este Eupeodes corollae y, cerca del río una Mosca de la piedra (Perlidae sp.), además de cientos de pequeñas moscas que incordiaban bastante, incluido algún taquínido (Tachina fera) que no conseguí que se posase.



 


Para terminar, también encontramos algún representante de los arácnidos: la omnipresente Araña Lince (Oxyopes sp.), bastante bien camuflada en muchos casos.




Como podéis ver, la inauguración de la temporada macro no ha estado nada mal, y mi nueva cámara parece que va a darme alguna alegría en este campo, ya que sus 24 Mpx dan de sí para hacer reencuadres y recortes.

La cantidad de agua caída augura una primavera con una explosión de vida, tanto vegetal como animal, de la que tendréis en este blog (en la medida de mis posibilidades) un reflejo fotográfico.

(c) Javier Díaz Barrera, 2013.