jueves, 11 de julio de 2013

Viborera


El género Echium, perteneciente a las boragináceas, está representado por más de 50 especies, desde los enormes tajinastes canarios (más de 3 m. de altura) hasta la viborera (Echium vulgare). Repartidas por todo el hemisferio norte, son habitantes habituales de tierras removidas, pastos, terraplenes y eriales, tiñendo de azul los campos desde principios de la primavera hasta bien entrado el verano.


Se trata de una planta bienal, arrancando con una roseta el primer año y creciendo en altura su tallo rígido durante el segundo. Pese a que la planta es ligeramente tóxica, se trata de una de las flores más visitadas por las abejas, considerándose una excelente melífera. Sus flores, de color morado intenso cuando están en capullo, se van volviendo azules y magentas conforme van emergiendo. Del tubo formado por sus pétalos semisoldados emergen los larguísimos filamentos de los estambres, también de color lila o morado. Todo el tallo está cubierto de una áspera pilosidad y salpicado de manchas negras.



Tradicionalmente, sus flores frescas machacadas se han utilizado para curar uñeros y forúnculos y de su raíz se obtiene un colorante rojo intenso. Su nombre proviene del griego "Ekios", víbora, ya que su pequeño fruto se asemeja a la cabeza de este animal, habiéndose utilizado desde la antigüedad como remedio para sus picaduras. El jugo obtenido de la planta se utiliza en cosmética como emoliente.


El color de sus flores (debido a su reflexión ultravioleta captada por los ojos facetados) atrae a numerosos insectos polinizadores, desde mariposas (la Aporia crataegi es una "asidua" de esta planta) hasta coleópteros, pasando por bombílidos, hemípteros e himenópteros. Es raro encontrar un tallo completo sin "visitantes" en su época de floración.



La mayoría de las fotos que os presento son de Echium vulgare (probablemente existan varias subespecies), que raramente supera el metro de altura. Pueden aparecer tallos aislados, pero en la mayoría de ocasiones son grupos bastante numerosos. No es una planta que soporte muy bien la sombra, ya que requiere la luz del sol para su crecimiento, si bien resiste perfectamente las heladas del norte. La proliferación de esta planta los últimos años es indicadora de la sequedad y abandono de los antiguos cultivos.


Al ser una planta tan común en nuestros campos, la nomenclatura popular es muy variada y curiosa, incluyendo un nombre peculiar: "paquetequieromañosa", que indica la poca utilidad para el ser humano de la viborera.



Árbol taxonómico: Magnoliopsida / Lamiales / Boraginaceae / Echium / Echium vulgare, L. 1753

Nombre en inglés: Viper's Bugloss, Blueweed
Nombre común: Viborera, Buglosa, Hierba Azul, Lengua de Vaca, Paquetequieromañosa, Culebrera, Lengua de toro, Lengua de Buey, Hierba cerruda, Borraja brava, Viperina, Chupamieles


Distribución: Todo el hemisferio norte, casi hasta el Ecuador y hasta más de los 2000 msnm. En las Islas Canarias existen varias especies endémicas.
Hábitat: Suelos nitrogenados de zonas soleadas, prados, terrenos baldíos, terraplenes, cunetas.





(c) Javier Díaz Barrera, 2013.