miércoles, 20 de febrero de 2013

Gallocresta


Uno de los representantes europeos más comunes de la familia de las orobancháceas es la Gallocresta (Bellardia trixago; sin. Bartsia trixago). Abundante en primavera por los caminos, cunetas y prados arenosos, es oriunda de la Europa mediterránea, aunque ha sido introducida en América y Australia.



Con hasta 80 cm. de altura, es común verla en grupos numerosos, sobre todo en barbechos de cereal (secano). De ciclo anual, sus flores con simetría bilateral o zigomorfas en espiga pueden ser de varios tonos (blanco, rosado), predominando el amarillo. Se trata de una planta parcialmente parásita, que para sobrevivir necesita tomar parte de sus nutrientes de las raíces de otra planta. Es indicadora de la sequedad del terreno.


El nombre común hace referencia a la forma de sus flores, que asemejan la cresta de un gallo. Tanto su tallo como sus hojas dentadas y su espiga están cubiertos de pelos y glándulas. El olor suave y agradable de sus inflorescencias ha dado pie a que sean utilizadas para la obtención de aceites esenciales para la fabricación de perfumes.


El fruto es una cápsula, con semillas de color marrón amarillento, por lo que probablemente su nombre inglés (Mediterranean Lineseed) derive de esta circunstancia. Existen diversas subvariedades (alba, bicolor, flavivlora, versicolor, maxima, stricta) en las que las mayores diferencias se observan en el tamaño y color de sus inflorescencias.


Árbol taxonómico: Magnoliopsida / Lamiales / Orobanchaceae / Bellardia / Bellardia trixago (L.) All. (1785) [sin. Bartsia trixago L., 1753)

Nombre en inglés: Mediterranean lineseed
Nombre común: Gallocresta, Boca de Dragón, Gallocristo, Bellardia




Distribución: Originaria de la Europa mediterránea, está naturalizada en otras zonas del mundo con características de clima similar (Norteamérica, Australia, Israel, etc.)

Hábitat: Cunetas, caminos, suelos arenosos, barbecho de cereal o secano, pastos y claros de matorral. Hasta los 1300 msnm. Florece entre abril y agosto.




(c) Javier Díaz Barrera, 2013.